Tratamiento de las infecciones en Pediatría
Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico
 

Atención: Texto no actualizado. Las recomendaciones que incluye pueden no ser las más apropiadas en el momento actual. Recomendamos precaución a la hora de aplicarlas en los pacientes

Reacciones cutáneas por antibióticos


Fecha de actualización: 30/04/2010
(V.1.0/2010)

Cita sugerida: Cordero Castro C, Martínez Moreno C, Rojo Conejo P. Reacciones cutáneas por antibióticos (v.1/2010). Guía_ABE. Infecciones en Pediatría. Guía rápida para la selección del tratamiento antimicrobiano empírico. [en línea] [actualizado el 30/04/2010; consultado el dd/mm/aaaa]. Disponible en http://www.guia-abe.es/

Introducción / puntos clave

Las reacciones cutáneas secundarias a la toma de medicamentos se encuentran entre el tipo de reacciones adversas más frecuentemente descritas. En concreto, hasta un 12% de los niños tratados con antibióticos van a experimentar una reacción de este tipo. Sin embargo, la causa más frecuente de exantemas en niños es una infección viral.

Debido a las implicaciones futuras que puede tener para el paciente ser alérgico a un antibiótico (utilización de medicación menos segura, menos efectiva o más costosa), es importante diferenciar, de entre todos los exantemas, aquellos que con más probabilidad estén asociados a la toma de fármacos.

Clínica: en la mayoría de las ocasiones las reacciones cutáneas por antibióticos se caracterizan por la aparición de un exantema de morfología variable que surge en las dos primeras semanas tras el inicio del tratamiento. El síntoma más frecuentemente asociado es el prurito y en menos ocasiones se puede acompañar de febrícula o fiebre no elevada.

El exantema más frecuentemente asociado es máculo-papuloso aunque la presentación puede ser muy diversa. Generalmente el curso es benigno y el exantema desaparece en unos días tras la supresión del fármaco. Sin embargo, en ocasiones puede presentarse como un exantema grave.


Tipos de exantemas más frecuentes
Máculo-papuloso
  • El más frecuente con mucho, hasta en el 95% de las ocasiones
  • Se caracteriza por máculas eritematosas y pápulas de 1-5 mm que pueden coalescer. Inicio en cara, cuello y región superior del tórax, con progresión bilateral y simétrica
Urticariforme
  • Erupción eritematosa, sobreelevada y circunscrita, muy pruriginosa. Puede formar placas confluentes. Típicamente son evanescentes y desaparecen en una horas
Exantema fijo medicamentoso
  • Placas eritematosas y edematosas con centro grisáceo/bulla. Típicamente en la boca, cara, genitales y partes acras
  • La recurrencia tiene exactamente la misma localización
Fotosensibilidad
  • La erupción se caracteriza por aspecto de quemadura solar que en ocasiones asocia vesículas

Exantemas graves
Síndrome Steven-Johnson / necrolisis epidérmica tóxica
  • Erupción cutánea diseminada de máculas rojo oscuro acompañadas de fiebre, estomatitis y afectación ocular importante
  • En el 90% de los casos existe afectación de mucosas. En la necrolisis epidérmica tóxica aparecen grandes áreas confluentes de ampollas y/o necrosis
Síndrome de hipersensibilidad a fármacos
  • Erupción morbiliforme o eritrodérmica que puede presentar también pápulas, pústulas, bullas o púrpura
  • El exantema se acompaña de fiebre, hepatitis, artralgias, linfadenopatías y alteraciones hematológicas
Anafilaxia
  • Lesiones urticariformes junto a un cuadro de edema laríngeo, dificultad respiratoria, náuseas, vómitos, taquicardia y ocasionalmente shock

Signos de alarma
Sistémicos Cutáneos
  • Fiebre > 40 ºC
  • Linfadenitis
  • Artralgias/artritis
  • Dificultad respiratoria
  • Hipotensión
  • Edema facial
  • Vesículas
  • Signo de Nikolsky positivo
  • Afectación de mucosas
  • Púrpura palpable

Criterios diagnósticos1
Definitivo2
  • Secuencia temporal razonable desde el inicio del tratamiento
  • Reacción ya descrita y conocida para ese fármaco
  • Mejoría de los síntomas tras un periodo libre del fármaco
  • Empeoramiento con la reintroducción del mismo (siempre dentro del estudio de provocación hecho en una consulta especializada)
Probable3
  • Secuencia temporal razonable desde el inicio del tratamiento
  • Reacción ya descrita y conocida para ese fármaco
  • Mejoría de los síntomas tras un periodo libre del fármaco
Posible1
  • Secuencia temporal razonable desde el inicio del tratamiento

Manejo del paciente
Inicial
  • Recoger una historia clínica minuciosa
  • Realizar una descripción detallada del exantema
  • Detectar signos de alarma
  • Si el diagnóstico es probable se debe interrumpir la toma del antibiótico y sustituir por otro de distinta familia, siempre y cuando el beneficio sea mayor que el riesgo. En casos leves se puede valorar continuar con el tratamiento antibiótico mientras no empeore el exantema
  • En casos leves: tratamiento sintomático. Si hay prurito intenso se debe iniciar tratamiento con antihistamínicos orales y/o corticoides orales
  • En caso de presentar signos de alarma asociados se debe derivar al paciente a un centro de referencia para vigilancia estrecha y valorar terapia de soporte específica en función del tipo de reacción
Posterior ¿Cuándo realizar estudios? Debido a la importancia que conlleva el diagnóstico de reacción alérgica a un medicamento, todo niño en que se sospeche dicha reacción y se haya interrumpido la toma del fármaco, debe derivarse al alergólogo para estudio


Referencias bibliográficas
  1. Roujeau, JC, Stern, RS. Severe adverse cutaneous reactions to drugs. N Engl J Med. 1994;331:1272.
  2. Samuel AD. Drug eruptions. En: UpToDate, Basow DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2010.
  3. Segal AR, Doherty KM, Leggott J, et al. Cutaneous reactions to drugs in children. Pediatrics. 2007;120:e1082.
  4. Stern RS, Shear NH. Cutaneous reactions to drugs and biological modifiers. In: Arndt KA, LeBoit PE, Robinson JK, et al. (Eds). Cutaneous Medicine and Surgery, vol 1. Philadelphia: WB Saunders; 1996. p. 412.
Notas aclaratorias
________________________

1 Es importante definir la probabilidad de que el exantema sea consecuencia de la toma de un fármaco.

2 Debe cumplir todos los criterios.

3 Siempre y cuando los síntomas que presente el paciente no puedan explicarse por alguna otra causa más probable.

 
Notas: la Guía-ABE se actualiza periódicamente. Los autores y editores recomiendan aplicar estas recomendaciones con sentido crítico en función de la experiencia del médico, de los condicionantes de cada paciente y del entorno asistencial concreto; así mismo se aconseja consultar también otras fuentes para minimizar la probabilidad de errores. Texto dirigido exclusivamente a profesionales.
[i] Más información en: http://www.guia-abe.es/
[*] Comentarios y sugerencias en:
laguiaabe@gmail.com
Creative Commons Con la colaboración de: Grupo Independiente de Pediatras Informatizados Exlibris Ediciones
[©] Guía-ABE, 2010. ISBN: 978-84-92848-07-2.

 
Inicio | ¿Qué es la Guía ABE? | Comité editorial | Autores | Contacto | RSS

Coordinación: Ángel Hernández Merino | Última actualización: 17-sep-2015

Logo Guía-ABE Logo Creative Commons Logo AEPap Logo Exlibris